adelgazar_flanchocolat

Tanto si estás a dieta para perder peso como si lo que quieres es cuidar tu línea… pero sin tener que renunciar a un buen postre de chocolate de vez en cuando…, te propongo este delicioso flan casero bajo en grasa, bajo en calorías y sin azúcar.

 

INGREDIENTES: 4 personas

  • ½ litro de leche desnatada
  • 4 huevos
  • 3 yemas
  • 20 g. de cacao puro sin azúcar
  • 20 g. de chocolate negro sin azúcar
  • Edulcorante al gusto (Sucralosa)

 

PREPARACIÓN:

  1. Precalentar el horno a 180ºC
  2. Poner la leche, el cacao, el chocolate y la sucralosa en un cazo, a fuego lento y llevar a ebullición sin dejar de remover.
  3. Batir los huevos y las yemas. Agregarlas a la leche con cacao y remover enérgicamente hasta que quede homogénea y sin grumos.
  4. Se vierte la mezcla en una flanera grande o varias individuales.
  5. Cocer los flanes al baño maría, en el horno, durante 30-40 minutos.
  6. Cuando los flanes estén fríos desmoldar cuidadosamente.

adelgazar_moussechocolat

Te propongo esta deliciosa receta de postre light con muy pocas calorías, para que puedas disfrutar plenamente y sin ningún remordimiento de una deliciosa Mousse de Chocolate.

 INGREDIENTES:

  • 65 gramos de chocolate negro sin azúcar
  • 3 claras de huevo a temperatura ambiente
  • Sucralosa al gusto

 PREPARACIÓN: 

  1. Partir el chocolate en trocitos.
  2. Derretir el chocolate junto con la sucralosa (opcional) al Baño María a fuego suave. Reservar.
  3. Batir las claras a punto de nieve.
  4. Con una espátula (mejor de silicona), incorporar con cuidado al chocolate tibio la tercera parte de las claras. Remover delicadamente, para que no bajen las claras, hasta obtener una mezcla uniforme.
  5. Añadir las 2/3 partes restantes de las claras y repetir el procedimiento.
  6. Servir en copas; nos podemos ayudar de una manga pastelera.
  7. Dejar enfriar en la nevera al menos 2 horas.

 Muy fácil de preparar y muy light… ¿Verdad?

Y además… ¡un verdadero placer para los sentidos!

adelgazar_sucralosaII

¿Te pierde el sabor dulce…?

Pero, para mantener los kilos a raya ¿tienes que vetarlo totalmente de tu dieta??!!

Ahora, por fin, es posible adelgazar sin renunciar al sabor dulce gracias a la SUCRALOSA.

 Como te comentaba en mi último post, la Sucralosa es el único edulcorante sin calorías que se obtiene a partir del azúcar.

Esto, supone numerosas ventajas frente a los edulcorantes, artificiales o no, más habituales; entre ellos el sabor.

Así es; siempre hemos soñado con un sustituto del azúcar totalmente acalórico pero con su inconfundible sabor. Pues, la Sucralosa no sólo sabe igual al azúcar sino que es 600 veces más potente y no deja ese habitual “regustillo”, al final,  que suelen dejar los edulcorantes.

Porque, seamos sinceros… hasta el momento, uno de los grandes inconvenientes a la hora de usar edulcorantes no-calóricos es ese sabor o regusto poco agradable que dejan al paladar: amargo en el caso de la sacarina y el ciclamato, o metálico en el del aspartamo, por nombrar los más utilizados.

 Otra propiedad, no menos interesante, de la Sucralosa es que retiene el “sabor” dulce con el paso del tiempo y es muy estable al calor. ¿Qué significa eso? Que la puedes utilizar para cocinar e incluso hornear: tartas, pasteles, mermeladas, compotas… todo tipo de recetas de postres  ¡muy muy light!

Además, la sucralosa pasa rápidamente a través de nuestro cuerpo sin alterarse porque éste no la reconoce, es decir que se elimina después de consumida; el resultado es ¡cero calorías!

 Hasta ahora, todo muy interesante pero te preguntarás… ¿Es segura la Sucralosa?

En los últimos 20 años, hasta su salida al mercado ha sido sometida a cientos de estudios científicos. Por ello, se considera segura y apta para toda la población: embarazadas, lactantes, niños, diabéticos…

Los profesionales de la salud coinciden… la Sucralosa tiene unos beneficios  importantísimos tanto en la prevención de la obesidad, en las dietas de adelgazamiento como simplemente para mantener un peso corporal adecuado.

 No lo olvides; si no puedes renunciar al sabor dulce y no quieres engordar¡pásate a la SUCRALOSA!

adelgazar_sucralosa I

Ya está, lo has decidido: necesitas adelgazar unos kilos… así que ya sabes también lo primero que vas a tener que eliminar de tu dieta ¿verdad?

Sí, sí… no queda más remedio… ¡el azúcar! Esa agradable y dulce tentación… claro que cada gramo de azúcar nos aporta, nada más y nada menos que 4 kilocalorías. Y por encima, ¡resultan ser “calorías vacías”!, es decir que no aportan ningún nutriente.

 Pero, ¿por qué será que “engancha” tanto el azúcar?

 La verdad es que, ya desde que nacemos, tenemos esa tendencia innata hacia el sabor dulce. ¿Nadie ha visto cómo se le ilumina la cara a un bebé cuando se le impregna el chupete en algo dulce? No olvidemos que nuestro primer alimento es la leche…

Bien, pues esa preferencia hacia el sabor dulce va incrementándose con los años, los hábitos y las costumbres, pudiendo convertirse en una auténtica adicción.

 Entonces, ¿vamos a tener que olvidarnos para siempre del azúcar si queremos bajar peso o mantenernos después de una dieta? ¿Fuera helados, batidos, tartas, refrescos…?

 Que no cunda el pánico, acaba de salir al mercado nacional un edulcorante natural procedente del azúcar (sacarosa) pero que no aporta ninguna caloría.

 Lo has “leído” bien; ahora conseguir todo el sabor del auténtico azúcar sin ninguna caloría es posible gracias a la SUCRALOSA.

 ¿ Quieres conocer las propiedades y beneficios de la SUCRALOSA? Mucho más sobre este edulcorante natural la próxima semana.

Helado con pocas caloríasEsta receta de postre light es una opción casera tan rica como cualquier helado industrial pero mucho más sano y, sobre todo, ¡con muy pocas calorías!

 Ingredientes:

  • ½ litro de leche desnatada
  • 5 yemas de huevo
  • 2 vainas de vainilla
  • Edulcorante al gusto (por ejemplo Sucralosa)

 Preparación: 

  1. En un cazo, pon la leche con las vainas de vainilla (previamente cortadas longitudinalmente por la mitad) y lleva a ebullición.
  2. Mientras, bate las yemas de huevo con el edulcorante hasta que la mezcla adquiera un color blanquecino.
  3. Vierte la leche en el cuenco donde hayas batido las yemas y remueve bien.
  4. Calienta la mezcla a fuego ligero removiendo para que espese. Cuando tenga la consistencia de una crema untuosa, retira del fuego.
  5.  Deja enfriar y vierte la “crema” en un recipiente apto para congelación.
  6. Guárdala en el congelador removiendo cada media hora durante las 2 primeras horas; de esta manera, evitamos que se formen cristales de hielo.

 
Mate